Noticias:

domingo, junio 03, 2018

DTM · Un final de infarto permite terminar a Mike Rockenfeller cuarto.

El Campeonato Alemán de Turismos (DTM) ha vuelto a vivir un fin de semana impredecible. La agitada carrera disputada este domingo en el Circuito de Hungaroring se convirtió en una autentica locura cuando de repente se puso a llover torrencialmente,   obligando a los pilotos de cabeza a entrar en boxes, comandando temporalmente la carrera los participantes menos competitivos que ya habían realizado sus respectivos pit stops.
Uno de los pilotos que salió mejor parado en esta lotería fue Mike Rockenfeller (Audi Sport Team Phoenix). Después de haber iniciado la carrera desde la posición dieciséis, “Rocky” cambió los neumáticos en la primera vuelta y siete vueltas después una lluvia torrencial causó tres accidentes graves en la calle de boxes. Los comisarios interrumpían en ese instante la carrera dejando en desventaja a los pilotos que no habían entrado todavía en boxes o que se encontraban en el pit lane. En el caso del fabricante alemán de los cuatros aros únicamente Rockenfeller había realizando su parada en boxes.
"Ha sido una carrera loca", afirmó el Campeón del DTM de 2013, que quedó en cuarto lugar después de la reanudación. "Eso casi me hizo subir al podio pero ahora mismo es completamente secundario. Las imágenes de los accidentes en el pit lane parecían horribles. Lo último que queremos es que alguien se lesione. Espero que las personas no se vieran tan afectadas como parecía en un primer momento. Cruzó los dedos por ellos!"
"Lo más importante es que, afortunadamente, parece que las consecuencias de los accidentes en la calle de boxes no fueron tan graves como se temía inicialmente”, indicó el Director de Audi Motorsport, Dieter Gass. "La situación fue difícil para todos los pilotos, ya que no sabían en que condiciones podían esperar en la calle de boxes. Debido a la bandera roja, sin embargo, todos los que no habían enfrentado ya no estaba en la pelea. Al final, Mike Rockenfeller anotó un cuarto lugar. Eso no es malo, pero, después de lo de ayer, teníamos unas expectativas más altas".