Noticias:

sábado, junio 02, 2018

El I.D. R Pikes Peak realiza su primera prueba en Colorado.

El I.D. R Pikes Peak completó con éxito la primera prueba antes de que se dispute la Subida Internacional de Montaña 'Pikes Peak' en la pista original en el estado estadounidense de ColoradoEl piloto francés Romain Dumas quedó impresionado con el rendimiento del coche de carreras de propulsión totalmente eléctrica del fabricante alemán.
Dado que la carrera hacia la cima, que se sitúa a una altura de 4.302 metros, es pública, el equipo solo tuvo acceso a ella durante tres horas, con el fin de prepararse para las próximas pruebas y la carrera del 24 de junio. Volkswagen Motorsport ha establecido una base permanente en Colorado.
"Las noticias desde Colorado son muy positivas: estamos a tiempo con los preparativos en el I.D. R Pikes Peak y ahora pueden centrarse en ajustarlo al máximo", explicó el Director de Volkswagen Motorsport, Sven Smeets. "Si seguimos trabajando con está concentración y motivación tenemos una buena oportunidad de establecer un nuevo récord para coches eléctricos el 24 de junio".
En la primera prueba en EE.UU. el equipo se centró principalmente en la suspensión, en probar los neumáticos y en el uso óptimo de la carga de la batería junto con la recuperación de la energía al frenar.
"La gestión de la energía de manera correcta es uno de los factores clave para batir con éxito el récord en la categoría de automóviles eléctricos", explicó François-Xavier Demaison, Director Técnico de Volkswagen Motorsport, quien, como gerente del proyecto, es responsable del I.D. R Pikes Peak. "La primera prueba de pilotaje en Pikes Peak fue un éxito. Esto demuestra que nuestras simulaciones en el ordenador y las pruebas en Europa eran correctas".
Dumas estaba encantado después de la prueba. "El I.D. R Pikes Peak es el mejor coche que he subido a esta montaña. La aceleración y la velocidad son realmente impresionantes, además, el coche es muy cómodo. Gracias al sistema eléctrico no necesito cambiar de marcha y puedo enfocarme en la carretera", explicó el francés. "Pero no hace falta decir que siempre hay lugar para mejoras. En las pruebas restantes continuaremos optimizando la puesta a punto", indicó Dumas, pensando en los próximos días y semanas de trabajo intensivo que quedan en los Estados Unidos. "Conozco la pista de Pikes Peak como la palma de mi mano, pero es la primera vez que pilotaré un automóvil de carreras con transmisión eléctrica. Estoy aprendiendo con cada metro que pilotó en la cabina del I.D. R Pikes Peak".
"No te preocupes por la pérdida de potencia".
Para la 96ª edición de la subida más famosa del mundo el piloto de Volkswagen, Romain Dumas, tiene los ojos puestos en el mejor tiempo de vuelta de la pista (8:57.118) con un  coche eléctrico establecido en 2016. Este tiempo se alcanzó con una velocidad media aproximada de 134 Km/h. El I.D. R Pikes Peak tratará de batir esa marca con un sistema de propulsión con 500 kW (680 CV), distribuidos a través de un motor eléctrico en el eje delantero y otro en el eje trasero.
"Por primera vez no tengo que preocuparme por perder potencia a gran altura", recordó Dumas, que describió las ventajas de montar un motor eléctrico en comparación con los propulsores de combustión estándar. La baja concentración de oxígeno a grandes altitudes significa que los motores de combustión pierden alrededor de un 30 por ciento de su rendimiento cuando arrancan a 2.862 metros sobre el nivel del mar. Con cada kilómetro que conduces hacia la línea de meta el efecto se intensifica. Por el contrario, los motores eléctricos funcionan de manera eficiente de forma continua.
Sin embargo, otros factores son iguales para todos los participantes. "Solo tienes una oportunidad", aclaró Romain. "Si cualquier mínima cosa sale mal es muy poco probable alcanzar un nuevo récord. Y muchas cosas pueden salir mal en una subida de casi 20 kilómetros que presenta una diferencia de altitud de 1.440 metros entre el inicio y el final. Como siempre en el automovilismo la regla es que para ser el primero tienes que llegar a la meta", indicó el francés.
La climatología también jugará un papel crucial durante la carrera. "Para establecer el récord también necesitas tener suerte con el tiempo", explicó Dumas. La Pikes Peak International Hill Climb ha sido suspendida o acortada por la niebla, el hielo, la nieve y el granizo en el pasado. Durante el mes de junio el promedio de días con nieve o granizo es de 18, y los pilotos habitualmente tienen que lidiar con una lluvia torrencial repentina  o con granizo. En la línea de meta la temperatura promedio en junio es de cero grados centígrados.