Noticias:

sábado, junio 09, 2018

Vettel enseña a Verstappen lo que puede hacer su Ferrari.

Cuando parecía que Max Verstappen sería el hombre a batir este fin de semana en las rondas clasificatorias que se iban a disputar en el Circuito de Gilles Villeneuve, ha llegado Sebastian Vettel, se ha llevado la pole position, y ha terminado de un plumazo con la hegemonía que había ostentado hasta ahora el neerlandés.
Tampoco han podido luchar contra el impresionante ritmo que ha tenido Vettel los pilotos de Mercedes AMG, Valtteri Bottas y Lewis Hamilton. El vigente Campeón del Mundo de  Fórmula 1 y su compañero de equipo han tratado de acercarse por todos los medios al hombre de cabeza pero no ha sido capaces y han terminado finalmente clasificados en segunda y cuarta posición respectivamente.
Mientras tanto el hombre más nombrado durante todo el fin de semana, Max Verstappen se colaba entre los dos pilotos de la marca de coches alemana y añadía más emoción si cabe a la carrera de mañana.
El quinto mejor tiempo de la calificación lo marcó, con algunos ligeros contratiempos en su última vuelta lanzada, Kimi Räikkönen, seguido por el ganador de la pasada carrera disputada en Mónaco hace quince días, Daniel Ricciardo, y Nico Hülkenberg, que volvió a ganar la partida en clasificación al español Carlos Sainz (9).
Las últimas dos plazas que quedan libres en este repaso se las repartieron los pilotos de Force India, Esteban Ocon y Sergio Pérez. El equipo indio volvió a ganar la partida a los chicos de McLaren, y terminaron con sus dos pilotos entre los diez primeros, siendo el más rápido, con el octavo mejor registro, Ocon, mientras que su compañero lo hizo en la décima posición.
Tanto Fernando Alonso (14º) como Stoffel Vandoorne (15º) a los mandos de sus respectivos monoplazas sufrieron más de la cuenta durante la calificación y no pudieron pasar de la Q2Hasta Charles Leclerc (13º) con su Alfa Romeo Sauber fue más rápido que los coches del equipo británico, dejando latente las carencias que tiene el MCL33 en una pista tan rápida como la canadiense.
La carrera de mañana tiene todos los ingredientes necesarios para ser emocionante y hacernos olvidar el peñazo que vimos hace quince días en Mónaco.