Noticias:

lunes, junio 04, 2018

Ordoñez termina quinto al volante de su Nissan GT-R NISMO GT3.

El pasado sábado se celebraron los 1000 Km de Paul Ricard, tercera puntuable para las Blancpain GT Series Endurance Cup. Siendo una de las grandes citas del calendario del certamen por tradición y formato de la prueba – se disputa por la tarde hasta el anochecer – el equipo Nissan NISMO llegaba a la pista francesa con la máxima motivación de pelear por los puestos de cabeza.
El trazado francés fue el escenario de una de las carreras más emocionantes e imprevisibles de los últimos años del campeonato de GT más importante del mundo. El Nissan GT-R NISMO GT3 Nº23 de Lucas Ordoñez, Alex Buncombe y Matt Parry se clasificó 19º y desde ahí realizaron una gran remontada en las seis horas de duración de la prueba.
El piloto español tuvo dos stint muy regulares, con un ritmo muy bueno que le llevó a la zona de puntos en las primeras vueltas. A partir de ahí, todo se complicó. Primero un toque por detrás de un Mercedes, que dejó al español nuevamente fuera del top ten y tras ello algunos pequeños problemas en las paradas en boxes fueron lastrando a la punta de lanza de Nissan. Pese a todos estos contratiempos, que les hizo perder un tiempo valioso, el equipo japonés pudo finalizar quintos tras una meritoria recuperación y sabiendo que por velocidad y ritmo podrían haber estado peleando por el podio absoluto de los 1000 Km de Paul Ricard.
El segundo Nissan GT-R NISMO GT3 en liza, el que comparten, Struan Moore, Jordan Witt y Ricardo Sánchez cuajó una sólida actuación para finalizar 23º en la clasificación general y quintos dentro de la categoría Silver Cup.

Lucas Ordoñez

"Fue una de las carreras más locas de toda mi vida deportiva. Salíamos desde la 19ª plaza en parrilla y el inicio fue muy bueno, adelantando muchos coches en los primeros giros. Rápidamente me situé en zona de puntos, dentro del Top 10 hasta que Mario Engel me dio un toque en la parte trasera del Nissan GT-R NISMO GT3 cuando se pasó de frenada y se fue largo. Esto me hizo trompear, quedándome el 17º. A partir de ahí, volví a remontar posiciones hasta que terminé mi primer relevo. Mi compañero Alex Buncombe también siguió con la remontada pese a tener un pequeño problema en el box. Después disfruté de otro stint luchando por los puntos hasta que cedí el volante. Aunque también tuvimos otro contratiempo en la parada en boxes, lo que nos dejó el 14º, el final de carrera fue una auténtica locura. Los safety car nos ayudaron en esta ocasión y gracias a una gran estrategia del equipo nos colamos novenos y en las últimas vueltas remontamos hasta el séptimo lugar gracias al gran ritmo de Matt Parry. Dos descalificaciones posteriores nos hicieron terminar quintos, un resultado magnífico que nos dejó muy contentos. Sabíamos que podríamos haber estado muy arriba, peleando por el podio, duele haber perdido esa opción pero estamos muy satisfechos con el quinto puesto tras todos los incidentes en los que nos vimos en vueltos".