Noticias:

martes, septiembre 18, 2018

Ferrari riza el rizo con los nuevos Monza SP1 y SP2.

Los nuevos Ferrari Monza SP1 y SP2 han sido presentados con ocasión del Capital Market Day. Se trata de un nuevo segmento denominado “Icona” que nace de un concepto inspirado en los más míticos vehículos del Cavallino durante la década de los cincuenta, y dotados de la mejor tecnología actual.
Dirigido a los clientes y coleccionistas más apasionados, los Ferrari Monza SP1 y SP2 reinterpretan los icónicos Ferrari barchetta de competición, desde el 166MM de 1948, origen del concepto barchetta, hasta los 750 Monza y 860 Monza. Concebidos con el único propósito de vencer, estos vehículos de incomparable diseño y producción, contribuyeron en la década de los cincuenta a construir parte de la leyenda Ferrari gracias a sus sucesivos triunfos en el Campeonato Mundial de Deportivos.
El Ferrari Monza SP1 ha sido diseñado como un vehículo monoplaza de calle con una identidad única que ofrece a su conductor una experiencia netamente genuina. El Ferrari Monza SP2, es su versión biplaza donde, gracias a la eliminación del cubre capota y la inclusión de una pantalla protectora junto con una segunda barra antivuelco, el pasajero puede compartir con el conductor las mismas sensaciones durante su conducción.
Los Ferrari Monza SP1 y SP2 son vehículos únicos de diseño imponente y exclusivo, con la mejor relación peso potencia de un coche en configuración barchetta gracias al uso intensivo de la fibra de carbono en su construcción y detalles específicos que incluye, como son faros, luces traseras, ruedas e interiores. Equipado con el motor más potente que Maranello ha construido, un V12 de 812 CV, son capaces de pasar de 0 a 100 Km/h en 2,9 segundos, y de 0-200 Km/h en 7,9 segundos. 
La arquitectura de los dos modelos se presenta como la de un bólido de forma monolítica y perfil aerodinámico alar, donde la ausencia total de techo y parabrisas ofreció a los diseñadores la libertad de crear proporciones únicas que no hubiesen sido posibles en un spider tradicional. El resultado es una sensación de velocidad extrema, normalmente solo experimentada por los pilotos de Fórmula 1, directamente ligada a un puesto de conducción esculpido en el mismo volumen del vehículo, que envuelve al conductor y el puesto de conducción.
El Centro de Estilo Ferrari ha apostado por un diseño muy puro, como si de un solo trazo de lápiz se tratase, para trasmitir una idea de elegancia atemporal, forma minimalista y detalle refinado. Se han evitado soluciones visualmente complejas como se ven en los coches de competición, sustituyéndolas por un lenguaje de diseño más sencillo y formal. Jamás un modelo ha trasmitido tanto su poder narrativo, exaltando la diversión máxima de su conducción y enfatizando la simbiosis perfecta entre hombre y automóvil.
Dentro de su diseño destacan especialmente las puertas y su apertura hacia arriba. Igualmente excepcional es su capó en ala de una sola pieza con guardabarros integrados, enteramente fabricado en fibra de carbono, y que se abate hacia delante exhibiendo su poderoso motor V12.
Como sucede con los modelos de competición, todo el chasis está fabricado íntegramente en fibra de carbono ligera haciendo el vehículo más manejable y ligero. Su interior también está realizado en el mismo material con su acabado natural para realzar el impacto deportivo de su diseño.
La reducción de peso y la configuración “barchetta” garantizan una aerodinámica única, perfectamente equilibrada, sin balanceo alguno y concebida para una conducción deportiva inimitable.
Uno de los desafíos más grande al tratarse de vehículos Sport de altas prestaciones completamente “al aire libre”, fue gestionar los flujos aerodinámicos en el interior de cabina en ausencia de parabrisas. La solución fue crear una cúpula específica denominada “Virtual Wind Shield” (Parabrisas Virtual), incorporada al carenado delante del panel de instrumentos y volante, que además desvía parte de los flujos aerodinámicos para mantener el máximo confort en su conducción.
En exclusiva para los propietarios de los Ferrari Monza SP1 y el SP2, ha sido creada una línea de ropa y accesorios inspirada en la elegancia de los “gentleman driver”, gracias a la colaboración con dos marcas icónicas del mundo del lujo: Loro Piana y Berluti. El set de piloto incluye mono de competición, jersey, casco, guantes, bufanda y zapatos. Todos ellos han sido creados técnicamente para garantizar la máxima comodidad y asegurar la libertad de movimientos durante la conducción.