Noticias:

lunes, octubre 15, 2018

WEC · El equipo Toyota Gazoo Racing suma un nuevo doblete en Fuji.

Toyota Gazoo Racing y Fernando Alonso afianzan su liderazgo en el Campeonato del Mundo de Resistencia de la FIA (WEC) tras las 6 Horas de Fuji, la cuarta prueba del año, donde Toyota firmó un fin de semana perfecto: doblete, pole position y vuelta rápida. La victoria fue para el Toyota TS050 HYBRID Nº 7 de Kamui Kobayashi, Mike Conway y José María López, por delante del TS050 HYBRID Nº 8 de Fernando Alonso, Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima.
Gracias al doblete en Fuji, el tercero del año, Toyota Gazoo Racing encabeza la clasificación general de constructores del WEC y Fernando Alonso, junto a sus compañeros Nakajima y Buemi lideran la clasificación de pilotos con 13 puntos de ventaja sobre los otros tres pilotos del fabricante japonés.
El trío de pilotos con su triunfo en las 6 Horas de Fuji estrena su palmarés en la supertemporada 2018-2019 del WEC, logrando además la tercera victoria de Toyota en las cuatro carreras disputadas tras sendas victorias cosechadas por sus compañeros en las 6 Horas de Spa-Francorchamps y las 24 Horas de Le Mans.
La victoria de Kobayashi, Conway y ‘Pechito’ López en la carrera de casa para Toyota, ya que se disputa a los pies del monte Fuji y a solo unos kilómetros del Centro Técnico de Higashi-Fuji donde se desarrolla y se fabrica el motor híbrido eléctrico de 1.000 CV que propulsa los dos TS050 HYBRID supone la sexta victoria en las siete carreras disputadas en Fuji desde su regreso a la máxima competición de resistencia en 2012.
La pole position de Alonso, Nakajima y Buemi el sábado, después de que el TS050 HYBRID Nº 7 fuese sancionado por exceso de velocidad en el pit lane, permitió al líder del WEC mantenerse al frente de las 6 Horas de Fuji durante los primeros compases de la carrera. Posteriormente, ambos prototipos se intercambiaron las posiciones en varias ocasiones hasta que el TS050 HYBRID Nº 7, pilotado gran parte del tiempo por Kobayashi, se afianzó en el liderato de la prueba. El TS050 HYBRID Nº 8 se vio perjudicado en alguna ocasión por diferentes lances de carrera aunque el ritmo del otro prototipo de Toyota fue superior casi en todo momento.
El piloto español se subió a su LMP1 cuando se cumplían casi tres horas y media de carrera. Al poco, logró la vuelta más rápida de su prototipo hasta entonces, demostrando que su buen hacer durante todo el fin de semana, siendo además uno de los más rápidos. Sin embargo, varios doblados y una bandera amarilla penalizaron al asturiano, que no logró reducir la diferencia del TS050 HYBRID Nº 7 al frente de la carrera, con ‘Pechito’ López a sus mandos.
Tras algo más de una hora y 10 minutos a los mandos del coche Alonso cedió el volante a Nakajima, cuando sólo faltaba ya una hora y 20 minutos para la finalización de la carrera. Por su parte el argentino de otro prototipo dejó su puesto a Kamui Kobayashi a poco más de media hora de la conclusión de la prueba, de forma que los dos pilotos japoneses de Toyota Gazoo Racing finalizasen la carrera a los mandos de los respectivos LMP1 en la prueba de casa. Y así fue.
Tras 230 vueltas, Kobayashi, Conway y ‘Pechito’ López, se impusieron con una diferencia de poco más de 11 segundos sobre sus compañeros (Alonso, Nakajima y Buemi). A su vez ellos finalizaron la carrera cuatro vueltas por delante del tercer clasificado, el Rebellion Racing Nº 1.
La marca nipona encarará de la mejor forma posible, tras una nueva victoria y un doblete en Fuji, la siguiente cita de la supertemporada del WEC que se disputará en el marco de las 6 Horas de Shanghai el próximo 18 de noviembre. 
Fernando Alonso: "Estoy contento, ha sido un día positivo. La victoria era lo que buscábamos pero no teníamos los tiempos de ganar la carrera. Intentaremos mejorar en Shanghai. El cómputo general del fin de semana ha sido my bueno: estábamos a tres puntos del Rebellion Racing y ahora nos hemos distanciado bastante en el campeonato de pilotos. Y para Toyota, en el campeonato de constructores, ha sido muy buen día. Estoy muy satisfecho. Es el resultado de una ejecución perfecta: es destacable no tener ningún fallo en todo el fin de semana, ni en los entrenamientos libres, ni en la cronometrada ni en carrera. Hay que dar la enhorabuena al equipo por una gran carrera".