Noticias:

martes, noviembre 13, 2018

El equipo M-Sport Ford praparado para ganar el mundial en Australia.

Tras doce emocionantes carreras llega el momento de disputar la última prueba del Campeonato del Mundo FIA de Rallyes que decidirá la composición exacta del podio del mundial. 
El actual campeón del mundo, Sébastien Ogier, llevará su Ford Fiesta WRC por las pistas forestales de Australia con toda la maestría que le ha permitido anotarse cinco títulos mundiales. En la que será su última carrera al volante de un Ford, Ogier y su copiloto Julien Ingrassia están extraordinariamente motivados para protagonizar un final de campeonato que les reporte un nuevo título. 
Tres son los puntos que separan al líder Ogier de su principal rival, Thierry Neuville (Hyundai), y veintitres los que lleva de ventaja el piloto de la marca norteamericana sobre Ott Tänak (Toyota). Uno de los tres será el campeón del mundo esta temporada, aunque es lógico pensar que Ogier o Neuville serán muy posiblemente los elegidos dada la distancia a la que se encuentra el tercer clasificado. Cualquiera de ellos está plenamente capacitado para vencer, de hecho esta temporada ya lo han logrado cuatro veces Ogier y Tänak y tres veces Neuville, por lo que la cita de las antípodas sacará, sin duda, la quinta esencia de los tres.
El francés de M-Sport Ford ha vencido tres veces en esta lejana carrera, de modo que su conocimiento del terreno parece suficiente para aspirar a todo. "El campeonato no lo podríamos tener más cerca. Estamos a punto de iniciar esta ronda final en Australia con una ventaja muy pequeña, pero imprescindible para iniciar el rally con grandes expectativas. Todo está radicalmente diferente de cuando estábamos a 23 puntos hace dos carreras. La presión está ahora sobre nuestros rivales, son ellos los que deben enjuagar la diferencia que les llevamos, una distancia que es poca pero lo importante es que estamos por delante suyo. Somos conscientes de que abrir la pista no será una tarea fácil, pero estamos listos para el desafío. Hemos disfrutado de muchos éxitos en Australia a lo largo de los años y nuestro objetivo es aumentarlos esta misma semana. Estamos listos para dar lo mejor de nosotros y para presionar por el sexto título mundial, lo que nos permitiría terminar el que ha sido un año agradable y gratificante, con Malcolm y su equipo, de la mejor manera posible". 
El escenario que ofrece el Rally Australia es ideal para albergar esta cita decisiva. Ubicada en la costa entre Brisbane y Sydney, la ciudad costera de Coffs Harbour proporcionará un escenario impresionante para el final más emocionante del WRC en años. Las pistas polvorientas están a la orden del rally y se combinan con las selváticas y de montes de diferente altitud. Hay varias especiales nuevas este año, aunque la ruta continúa ofreciendo una variedad de combinaciones que lo hacen un terreno peculiar, con sectores lentos y sinuosos y otros de más rápidos y fluidos. Cuando está seco, una tupida gravilla y tierra suelta cubre el suelo de una buena parte de los tramos, presentando una de las peores condiciones de adherencia del año; y cuando está mojado, se vuelve traidoramente resbaladizo.
Con toda seguridad, los tres rivales del campeonato estarán observando el cielo con interés durante los días de rally. Pero hay algo más que el clima, ya que muchos tramos están alineados con árboles a pocos centímetros de la carretera y la visibilidad a menudo puede ser un desafío. Además, el sol crea un efecto estroboscópico a través de los árboles que reduce la visibilidad hasta límites preocupantes. No hace falta decir que el que supere con nota todas estas dificultades saldrá vencedor de Australia y se convertirá en el mejor piloto de rally del mundo.
Para el jefe del equipo, Malcolm Wilson OBE el "gran fin de semana que experimentamos hace poco en España nos encaró hacia la posibilidad de poder vivir un emocionante final en Australia. Estamos disfrutando de una era fantástica en nuestro deporte y queremos aprovechar al máximo nuestra situación de líderes. Tenemos muy claro que salir primeros en la primera etapa no dejará de ser un inconveniente, aunque no recuerdo cuando fue la última vez que llegamos al rally de final de campeonato en una situación tan favorable. Tres puntos de ventaja son pocos ¡pero son tres puntos! Sébastien y Julien saben muy bien qué hacer para ganar campeonatos y también qué hace falta para salir airosos de Australia. En cuanto al equipo, tenemos una posibilidad matemática en el campeonato de Constructores y con la ayuda de Elfyn y Teemu lo intentaremos, aunque por supuesto sabemos que ganar los dos títulos es algo muy difícil".