Noticias:

domingo, noviembre 18, 2018

Fin de semana histórico para Toyota Gazoo Racing en automovilismo.

Toyota Motorsport ha hecho historia este fin de semana al lograr un triplete único en el cierre de la temporada automovilística de 2018
Con la victoria de Jari-Matti Latvala y la cuarta plaza de Esapekka Lappi en el Rally de Australia, la marca japonesa ha sumado su cuarto Campeonato del Mundo de Rallyes (WRC) tras los logrados en 1993, 1994 y 1999.
Al doblete de Toyota en el WRC se suma la victoria del Toyota GR TS050 HYBRID Nº 7, de Mike Conway, Kamui Kobayashi y José María ‘Pechito’ López, en las 6 Horas de Shanghái, con el prototipo gemelo Nº 8 de Fernando Alonso, Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima en segunda posición. Con un nuevo doblete, el fabricante nipón encabeza la clasificación del Campeonato del Mundo de Resistencia de la FIA (WEC) con sus dos prototipos separados únicamente por seis puntos.

Rally de Australia

Jari-Matti Latvala firmó un Rally de Australia casi perfecto y cerró la temporada de la mejor manera posible, con su primera victoria del año, un triunfo que junto a la cuarta plaza final de Esapekka Lappi en su última carrera con el equipo Toyota Gazoo Racing permitieron a Toyota asegurarse el título de constructores del WRC con cinco victorias en toda la temporada: cuatro de Ott Tänak (Rally de Argentina, Rally de Finlandia, Rally de Alemania y Rally de Turquía) y una de Jari-Matti Latvala (Rally de Australia).
Latvala se colocó líder en Australia el sábado por la mañana y únicamente vio amenazado su triunfo cuando su compañero Ott Tänak, que llegaba a las antípodas con opciones de ganar el título de pilotos del WRC, fue el más rápido en la jornada de tarde y lograba arrebatarle la cabeza con algo más de 20 segundos de ventaja.
Los dos pilotos se intercambiaron las posiciones en la matinal del domingo, tras un pequeño error de Tänak, dejando claro que la lucha por el triunfo en Australia iba a ser cosa de los Toyota Yaris GR WRC. Finalmente, Tänak se vio obligado a abandonar en el SS23, justo antes de la Power Stage tras un accidente, dejando así vía libre para que Latvala firmase su primer triunfo de la temporada. Por su parte, Lappi ascendió una posición en la clasificación final del rally australiano, asegurando así el título de constructores para Toyota.
Esta es la cuarta vez que la marca japonesa logra alzarse con el Mundial de Constructores después de las victorias de 1993 y 1994 con los Toyota Celica GT-Four y 1999 con el Toyota Corolla WRC. Los Toyota Yaris GR WRC debutaron en 2017, con el regreso de Toyota al WRC tras 17 años de ausencia, y en su segundo año en la máxima categoría de los rallys han demostrado su fiabilidad y regularidad hasta formar un tándem casi perfecto con cada uno de sus pilotos para hacer posible un nuevo título.

6 Horas de Shanghái

En China, el Toyota GR TS050 HYBRID Nº 7, de Mike Conway, Kamui Kobayashi y José María ‘Pechito’ López, logró su segunda victoria consecutiva, tras su triunfo el pasado mes de octubre en las 6 Horas de Fuji. Y Toyota firmó un nuevo doblete tras la segunda plaza de su otro LMP1 con dorsal Nº 8, con una gran actuación de Fernando Alonso bajo la intensa lluvia que cayó casi en todo momento en el trazado de la capital económica de China.
La carrera arrancó accidentada ya que la persistente lluvia obligó a que se diese la salida con todos los prototipos tras el Safety Car con el coche de Mike Conway, Kamui Kobayashi y José María ‘Pechito’ López en primera posición y el Toyota GR TS050 HYBRID Nº 8 de Fernando Alonso, Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima en la segunda plaza tras la sesión de calificación del sábado.
Al poco de arrancar la carrera, una bandera roja por la lluvia ante el peligro de accidente en pista. Se reanuda la carrera casi una hora después. La prueba se vio interrumpida por segunda vez por una nueva bandera roja y de nuevo por la lluvia, cuando lideraba la prueba el coche Nº 8 a algo más de cuatro horas para la finalización de la prueba y después del adelantamiento de Sébastien Buemi a ‘Pechito’ López.
Con los dos GR TS050 HYBRID en cabeza pero igualados, Fernando Alonso tomó el relevo y comenzó a marcar las diferencias, ampliando la ventaja de su prototipo hasta los 30 segundos. Sin embargo, la estrategia durante un Safety Car hizo que los dos LMP1 de se intercambiaran de nuevo las posiciones, pasando a ser líder de nuevo el Nº 7.
El piloto asturiano fue el encargado de intentar remontar para el trío que lidera el WEC, aunque diferentes circunstancias de carrera se lo impidieron. A poco mas de una hora para finalizar la prueba se llevó a cabo el último cambio de pilotos en los dos coches, pasando a estar a los mandos Conway y Nakajima.
Poco a poco el Toyota GR TS050 HYBRID Nº 8 de Alonso con Nakajima a los mandos fue reduciendo su diferencia y llegó a estar muy cerca de poder adelantar al otro prototipo de Toyota, pero finalmente terminaron las 6 Horas de Shanghái en las mismas posiciones que arrancaron la carrera. La diferencia final entre ambos fue de menos de 1,5 segundos.
Con este resultado, el español y sus compañeros Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima se mantienen líderes del campeonato aunque ahora con una menor ventaja al frente de la clasificación, exactamente con 102 puntos, seis más que Conway, Kobayashi y ‘Pechito’ López, a falta únicamente de tres carreras para el final de la Supertemporada 2018-2019: 1.000 millas de Sebring (15 marzo 2019), 6 Horas de Spa-Francorchamps (4 mayo 2019) y 24 Horas de Le Mans (15-16 junio 2019).