Noticias:

lunes, noviembre 19, 2018

La climatología de Shanghái puso las cosas difíciles a los Ford GT.

El equipo Ford Chip Ganassi Racing terminó las 6 horas de Shanghái, quinta carrera puntuable para el Campeonato del Mundo FIA de Resistencia (WEC), en séptima posición con el Ford GT Nº 67 de Andy Priaulx y Harry Tincknell, y en novena con el coche con dorsal 66 de Stefan Mücke y Olivier Pla. 
"Ese no era el resultado que esperábamos, especialmente habiendo comenzado la carrera desde la pole position", dijo el director del equipo George Howard-Chappell. "Las condiciones eran difíciles para todos, pero bajo la fuerte lluvia ambos Ford GT tenían un excelente ritmo. Olivier fue castigado muy pronto por un Porsche, y así comenzaron una serie de problemas que finalmente nos dejaron más abajo en la tabla de lo que merecíamos. La elección de los neumáticos y las condiciones cambiantes tampoco nos fueron favorables. Lo hicimos lo mejor que pudimos, pero no fue un gran día".
La carrera comenzó detrás del coche de seguridad debido a la fuerte lluvia que se vivía en toda la zona de Shanghái. Durante quince minutos los coches se vieron obligados a circular en formación sobre la pista empapada, poco después los comisarios decidieron sacar bandera roja ya que las condiciones se consideraron demasiado peligrosas. Más de una hora después la carrera volvió a ponerse en marcha con el coche de seguridad llegando a los pits después de una vuelta. En este momento Pla estaba liderando con el Ford GT Nº 66 tras empezar la carrera desde la pole position, mientras que Priaulx se encontraba en el séptimo lugar con el Ford GT Nº 67. Sin embargo, la ventaja no duró mucho tiempo ya que el francés fue apartado de la pista cuando el Porsche Nº 92 hizo un movimiento demasiado brusco que hizo que Pla se saliera de pista y volviera a la misma en octava posición.
Con el empeoramiento de las condiciones climatológicas se volvió a mostrar bandera roja y la carrera se neutralizó durante otros 30 minutos. El reloj continuó con la cuenta regresiva y ya con solo 4 horas restantes en el reloj, la carrera se reanudó.
"El inicio de la carrera nos fue bien, a pesar de las difíciles condiciones", dijo Pla. "Nuestro ritmo cuando estaba realmente mojado fue genial, pero desafortunadamente el líder del campeonato, Porsche, lo hecho todo a perder. Estábamos luchando por la posición y él me golpeó en la parte trasera, lo cual por supuesto no está bien. Cuando la pista comenzó a secarse, descubrimos que no podíamos hacer que nuestros neumáticos funcionaran al ritmo del auto, así que tuvimos que luchar contra esoa. Estamos bastante decepcionados de terminar en la novena posición después de comenzar desde la pole".
Al volante del Ford GT N° 67, Andy Priaulx tuvo un buen comienzo desde el séptimo puesto y estaba ganando posiciones antes de hacer un trompo que le llevo a la grava cuando las condiciones sobre la pista china estaban peor. A partir de ese momento la carrera fue para él y su compañero Harry Tincknell una constante batalla contre el reloj, pero no pudieron hacer gran cosa.
"Tuvimos un muy buen comienzo", aseguró Priaulx. "Las condiciones eran desafiantes, pero todo iba bien. Desafortunadamente, hacia el final de mi largo relevo hice un trompo. Me las arreglé para unirme al grupo y volver a la carrera. No tuvimos un ritmo sensacional después de eso, así que no pudimos hacer mucho más que rodar; ahora deberemos averiguar por qué no pudimos sacar lo mejor de los neumáticos de mojado. En última instancia, todo el fin de semana ha sido un poco difícil para nosotros bajo la lluvia".