Noticias:

sábado, noviembre 17, 2018

WRC · Mads Østberg mantiene su ventaja al frente de la general.

Mads Østberg mantuvo su ventaja en el Kennards Hire Rallye Australia el sábado por la mañana, pero por detrás del noruego todos aprietan, deseosos de privarle de la primera plaza. 
La ventaja de 6,8 segundos del piloto del Citroën C3 se redujo a 3,7 segundos en las dos primeras pruebas de velocidad en las carreteras de la región de Nambucca Heads, ya que Jari-Matti Latvala, Hayden Paddon y Ott Tänak atacaron. 
Paddon ganó la prueba Argents Hill Reverse con su Hyundai i20 antes de que Tänak fuera más rápido en Welshs Creek Reverse con su Toyota Yaris. 
Østberg optó por una mezcla de caucho compuesto duro y medio de Michelin y tuvo sentimientos encontrados después de marcar el cuarto y quinto mejor tiempo. 
"Con lo que sabemos, no fue una elección fácil, seguro. El coche funciona bien, pero cuando hay una mezcla de neumáticos y dos de ellos no funcionan, eso lo hace difícil", dijo.
Latvala fue segundo en ambas especiales y subió al segundo puesto con sus Yaris. El finlandés tenía una ventaja de 4,1 segundos sobre el Paddon, con Tänak 2,2 segundos más atrás.
Fue una mañana difícil para Craig Breen. El irlandés fue segundo de la noche a la mañana, pero un problema con el acelerador le retrasó en Welshs Creek Reverse y cayó a 12,5 segundos.
Una vez más la previsión de lluvia nocturna no llegó. Las pistas secas significaban que los primeros en salir eran efectivamente barredores de alta velocidad, limpiando la superficie de grava gruesa para exponer una línea más rápida con más agarre para aquellos que arrancaron más tarde.
Eran condiciones que el desafío al título, Thierry Neuville, temía. Segundo en el orden de salida, el piloto del Hyundai i20 perdió más terreno frente a su principal rival, Sébastien Ogier.
"No hay nada que podamos hacer. Es muy frustrante, pero es así. Lo intento con todas mis fuerzas, pero no hay más. No podemos hacer mucho sin la lluvia. Seguiremos intentándolo y esperamos que el Dios del rallye exista", dijo el belga, que se mantuvo en décimo lugar.
Ogier, tres puestos por delante con su Ford Fiesta, se contentaba con seguir el progreso de Neuville y admitió: "No estamos al mismo nivel de ataque que ayer. Va a ser difícil conseguir escañar posiciones, pero el objetivo principal es seguir al frente de Thierry", dijo.