Noticias:

jueves, diciembre 13, 2018

El nuevo Audi SQ2 entra por la puerta grande al segmento SUV.

Audi presenta el SQ2, el nuevo modelo tope de gama de la familia se desmarca dentro del segmento de los SUV compactos con una potencia de 221 kW (300 CV), acelerando de 0 a 100 Km/h en 4,8 segundos y alcanzando una velocidad máxima de 250 Km/h. La tracción quattro y la suspensión deportiva S se encargan de transmitir de forma suave todo su potencial a la carretera. El Audi SQ2 también está a la cabeza frente a la competencia en lo referido a sistemas de infotainment y asistencia al conductor.
El potente propulsor 2.0 TFSI del SQ2 desarrolla una potencia de 300 CV y un par máximo de 400 Nm, que permanece constante entre 2.000 y 5.200 rpm. Desarrollado por los ingenieros de la marca alemana y construido en Györ, supera con sus prestaciones sobresalientes a todos sus rivales en este segmento.
El TFSI de cuatro cilindros y 1.984 cm3 es un motor de alto rendimiento. Responde de forma instantánea hasta que la aguja del cuentarrevoluciones alcanza la línea roja, a 6.500 rpm. En el modo dinámico del sistema Audi Drive Select responde de forma aún más directa, con un rápido doble embrague que acompaña los cambios de marcha de la transmisión S tronic. El motor genera un sonido particular que se deja notar cuando se conduce de forma dinámica. Este motor de 2 litros pesa solo alrededor de 150 kilógramos, lo que beneficia no solo la ligereza total del conjunto, sino también la distribución del peso entre los ejes.
Numerosas características de alta tecnología lo distinguen al potente. Por ejemplo los árboles de levas de admisión y escape son ajustables para optimizar el llenado y el intercambio de gases. En el lado del escape, el sistema Audi Valvelift System (AVS) ajusta la alzada de las válvulas en dos etapas, en función de la demanda. Dos válvulas rotativas de accionamiento eléctrico se encargan de regular el flujo del refrigerante. Otro componente importante del sistema de gestión térmica es el colector de escape integrado en la culata, que ayuda al motor a alcanzar rápidamente su temperatura óptima de funcionamiento. La bomba de aceite de caudal regulable requiere poca energía para su accionamiento. Bajo carga parcial, el sistema de gestión del motor desactiva la inyección directa de gasolina FSI, y el combustible pasa a inyectarse indirectamente en el colector de admisión, lo que reduce las emisiones de partículas. Un filtro de partículas adicional se encarga de depurar los gases de escape.
La transmisión de potencia del 2.0 TFSI se realiza a través de un cambio S tronic de siete velocidades con una gran apertura de 8,7 entre la primera y la última marcha. El conductor puede operar la rapidísima transmisión de doble embrague en los modos automáticos D o S, o cambiar de forma manual. Si se selecciona el modo “efficiency” en el Audi Drive Select, el embrague desacopla la transmisión del motor, permitiendo que el SUV deportivo se desplace en modo de marcha por inercia. Con el sistema start-stop activo el propulsor se desconecta los 7 Km/h. 
La suspensión deportiva encaja a la perfección con el dinamismo del sistema de propulsión. Con un ajuste más deportivo que en la configuración de serie, reduce la altura de la carrocería en 20 mm. La dirección progresiva de serie tiene también un tarado específico, y está especialmente adaptada para que la fuerza necesaria para mover el volante cambie a medida que se giran las ruedas. Cuanto mayor es el ángulo de la dirección, más directa es la relación, lo que mejora la agilidad al maniobrar, tanto en tráfico urbano como en curvas cerradas.
Por último el diseño exterior del Audi Q2 tiene un carácter muy distintivo. La arquitectura en forma de cuña y las líneas precisas de la carrocería, la cabina plana, la hendidura poligonal en los flancos y los blades en color gris titanio mate de los pilares C le otorgan un aspecto inconfundible. Es innegable que la marca de los cuatro aros ha perfeccionado aún más el diseño exterior. El frontal ya deja claro el posicionamiento del vehículo, con ocho barras verticales dobles que dividen la gran parrilla Singleframe octogonal. Un splitter frontal une los bordes exteriores de las dos entradas de aire para subrayar la anchura de la parte delantera del SQ2. Los faros LED de serie y las luces traseras LED con intermitentes dinámicos generan una característica firma lumínica con forma de flecha.
El nuevo Audi SQ2 iniciará su comercialización en España en el mes de enero, momento en el que se podrán realizar pedidos en la red oficial de concesionarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario