Noticias:

lunes, enero 28, 2019

Sébastien Ogier y Julien Ingrassia doblan su ventaja en el WRC.

Lo vivido por Sébastien Ogier y Julien Ingrassia el pasado fin de semana dentro de su Citroën C3 WRC a lo largo de la última etapa fue toda una heroicidad. Lograron la victoria en esta edición del Rallye de Montecarlo con el margen final más estrecho de la historia. Eso da una idea de la intensidad de la batalla librada y de las prestaciones realizadas, que han permitido a Citroën Racing alcanzar su centésima victoria en WRC con ocasión del centenario de la marca.  
Atacar los 13,58 últimos kilómetros de un Montecarlo que contaba con 384, contando solamente con una ventaja de 4 décimas, necesita mucha sangre fría. Mucha más cuando un problema con el pedal del acelerador vino a perturbar la concentración en el habitáculo. Con seis títulos mundiales en su haber, Sébastien Ogier y Julien Ingrassia han gestionado muchas veces este tipo de situaciones, y hoy han vuelto a demostrar un excelente control de sí mismos. En la última especial, entre La Cabanette y el Col de Braus, lograron el segundo mejor tiempo, y de esta forma conseguían su séptima victoria en el Principado y la sexta consecutiva con 2,2 segundos de ventaja. Y todo ello pilotando por primera vez el C3 WRC. Este resultado confirma como Sébastien y Julien están ya en perfecta osmosis con su nueva montura.
Este excepcional resultado, es también la victoria número cien de Citroën Racing en el campeonato del mundo de rallyes, veinte años después de haber logrado la primera con el Xsara Kit-Car en el Rally de Cataluña de 1999 con el recordado Philippe Bugalski y Jean-Paul Chiaroni, hoy coordinador de reconocimientos y climatología en el seno del equipo. Una prestación histórica testigo de muchos años al nivel más alto y que pocos constructores pueden presumir de ello.
Sabedores de lo complicado que es el Montecarlo, la pareja francesa adoptó de entrada un ritmo tranquilo, colocándose tras las dos especiales nocturnas del jueves en la segunda posición. Al día siguiente se hicieron con la primera posición por la tarde (ES 7), tras haber conseguido los mejores tiempos en las especiales nuevas 5 y 6, las de Curbans – Piegut (18,47 km) y Valdrome – Sigottier 2 (20,04 km). El viernes por la tarde tenían una ventaja de 2 segundos que duplicaron en Agnières en Devoluy – Corps (29,82 km), que era la primera del sábado y la más larga del fin de semana, y todo ello a pesar de que había mucho hielo. Una ventaja que supieron gestionar para afrontar el último día de carrera con 4,3 segundos de ventaja sobre su más inmediato rival, y lograr la victoria en los últimos metros.
Esapekka Lappi y Janne Ferm se vieron obligados a abandonar el sábado por la mañana a causa de un pequeño problema de motor, después de haber hecho un inicio de carrera muy prometedor, hasta el punto de ocupar un brillante cuarto puesto el jueves por la tarde. Esto pone de manifiesto el acierto que Citroën Total WRT ha tenido uniéndolos a Sébastien Ogier y Julien Ingrassia. Con un orden de salida que les será más favorable en Suecia, de nuevo habrá que contar con ellos.
Sébastien Ogier: "No estaba ganado de antemano, y esta última etapa ha sido especialmente estresante y difícil, sobre todo debido al pequeño problema que hemos tenido con el acelerador, que hacía que el coche continuara acelerando incluso en las frenadas. Bien aconsejados por el equipo, hemos logrado efectuar una pequeña reparación y luchado sin descanso, con el éxito como premio final. Hemos vivido un fin de semana con mucha tensión y al final logramos la victoria después de una lucha constante. Esta victoria nos hace estar muy orgullosos, especialmente por ser nuestra primera carrera con el C3 WRC, y como siempre he dicho, este es el rally en el que la victoria me da más satisfacción, y además nos permite celebrar de la mejor manera posible el centenario de Citroën. No se puede pedir más a este reencuentro".
Breve entrevista a Pierre Budar, Director de Citroën Racing.
¿Qué siente después de haber conseguido esta histórica victoria?
"Efectivamente es una victoria sensacional, es un símbolo muy importante que hayamos conseguido la centésima victoria en la primera carrera de la temporada, y habiéndolo hecho además en una prueba mítica como es el Montecarlo, que se corre casi toda ella en nuestro territorio. Es una verdadera satisfacción sumar una octava victoria a nuestro palmarés conjunto con Sébastien y Julien, en este año del centenario de Citroën. Habiéndonos vuelto a encontrar este año, alimentamos la esperanza de escribir juntos nuevas páginas en la historia en esta categoría y nuestra primera carrera no podía tener un mejor resultado".
¿Cómo describiría la actuación de Sébastien y Julien?
"En un rally tan loco como este, con elecciones de neumáticos muy difíciles, y condiciones de la carretera especialmente complicadas, se han mostrado fantásticos tanto a la hora de controlar la situación como de mantenerse serenos. Es muy interesante trabajar con ellos, ya que van directos a su objetivo y saben en lo que nos tenemos que concentrar. Nos permiten progresar muy deprisa y vamos a tener que seguir trabajando sin descanso, ya que esta primera prueba de la temporada es un presagio claro de un año más disputado que nunca. Más allá de Sébastien y Julien, que evidentemente han sido excepcionales, tengo que poner de manifiesto la actuación de todos los miembros del equipo. No han cedido nunca, ni incluso en algunos momentos de dudas acaecidos el año pasado, y no han contado las horas para lograr que la temporada 2019 se inicie de una forma ideal. Este éxito es claramente también suyo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario